BLOG

"LA NUEVA INFORMACIÓN HACE POSIBLE LAS NUEVAS IDEAS"
Fomentando la Supercompensación Táctica

Fomentando la Supercompensación Táctica

octubre 14, 2016

Tras el éxito de la primera parte de ‘La Supercompensación táctica‘ el lector tendrá la oportunidad de profundizar en este concepto gracias al siguiente post.La práctica intensa nos vuelve más inteligentes. El hecho de esforzarnos para conseguir un objetivo específico provoca una mayor activación neuronal. Una mayor descarga de neurotransmisores que activan nuestros circuitos nerviosos.Debemos modular nuestros programas motrices acordes a las demandas contextualizadas a las que se ve expuesto el equipo. Integrando los comportamientos grupales para que se acoplen en un entorno cambiante e incierto.

El hecho de esforzarnos para conseguir un objetivo específico provoca una mayor activación neuronal.

 

 

La memoria en el fútbol

Henry Roediger de la Universidad de Washington nos hace saber que la memoria no es como una grabadora, es una estructura viva, casi infinita. Cuanto más esfuerzo le suponga los estímulos que le presentemos (siempre ajustados al principio de individualización)  mayor será la velocidad de aprendizaje de una persona.Y aquí es donde reside la clave. Conocer cuál es el estímulo que debemos aplicar en ese preciso momento para ‘ese’ determinado jugador y que al mismo tiempo le suponga un esfuerzo óptimo (intensidad del estímulo).

guardiola-feedback

Imagen 1: Guardiola proporcionando feedback a uno de sus jugadores durante un entrenamiento.

 

Lo que hacemos hoy conforma nuestro futuro (O’Connor, 97)

 

Desestabilizar el sistema del jugador

Como bien cito Joseph O’Conor , “El cambio organizativo supone primero desestabilizar el sistema en su estado presente y crear después otro estado atractor que conlleve no sólo una estructura y sus correspondientes procedimientos, sino también una visión y valores”.Plantear tareas abiertas con atractores que  obliguen al jugador a organizar el caos  en función de lo que nuestro modelo de juego pretenda.  Es por ello que limitar la creatividad del jugador reducirá la capacidad de aprendizaje. El jugador necesita buscar estructuras internas basadas en su experiencia para resolver las situaciones a las que se le expone.

Cuando manejamos sistemas debemos tener en cuenta los retrasos de tiempo. Los resultados del cambio no tienen por qué ser inmediatos.

El jugador tienen en su cabeza un esquema de lo que el modelo de juego le exige. Pero debemos de saber que estos mapas mentales son conceptos vivos que se reorganizan continuamente gracias a las interconexiones de los distintos circuitos neuronales.Los mapas mentales son ideas generales que dan idea del modelo de juego y de las funciones que debe desempeñar el jugador para conseguir los resultados esperados. Basadas en la experiencia y observación del jugador.Son los mapas que utilizamos para exploraciones futuras. El jugador ve el mundo (en este caso el fútbol )  a través de ellos y surgen de la interacción de los diferentes elementos que componen el juego así como de las ideas que asumimos como importantes.

neuronas-celula

Imagen 2: conexiones neuronales.

La práctica continua, junto a una correcta retroalimentación marcaran  el ritmo de interconexión de las diferentes áreas cerebrales del jugador. Cuanto más específico sea el ejercicio a la realidad del juego y mayor similitud tenga la tarea al modelo de juego exigido mayor será la reorganización y consecuentemente mayor claridad tendrá el jugador con los conceptos de juego.

Los comportamientos deben ajustarse en espacio y tiempo para fomentar las sinergias del equipo.

Para ello debemos de ser conscientes que cada jugador tiene un ritmo de aprendizaje. Salvaguardar los ritmos y asegurarse de los conceptos que está aprendiendo el jugador nos ayudará a que nuestro modelo de juego crezca hacia la optimización táctica.Uno de los mayores hándicaps que posee el entrenador es conocer dónde se produce la retroalimentación. Puede ser inmediata pero también puede no serlo. La retroalimentación sigue un camino que lleva tiempo recorrerlo. Lo que puede suponer que los efectos pueden aparecer tiempo después de la causa. Es por eso que creemos que si hay una diferencia de tiempo grande entre causa y efecto, creemos que no hay ningún efecto y consecuentemente no aprendemos nada.

Cuanto mayor es la complejidad dinámica de un sistema mayor tiempo necesitará el proceso de retroalimentación en interconectar las redes neuronales.

 

¿Cómo entrenar la Supercompensacion Táctica?

Llegados a este punto lo que más nos interesa es cómo llevar todo lo anteriormente expuesto a la praxis. A modo de ejemplo se expone una progresión de ejercicios (bajo un marco ejemplificante y no determinante de ningún contexto) para que el lector pueda comprender mucho mejor en qué consiste este concepto.

ejercicio-1

Imagen 3: ejercicio táctico. Estimulando el cerebro del jugador.

Descripción: el portero inicia el juego con pase raso a su compañero, el cual tiene un marcaje individual.  Defensa y atacante disputan el balón raso, pero al atacante se le conceden varias opciones de las cuales él serà el que elija la más propicia para ese determinado momento.Entre los principales grados de libertad que tiene el jugador son:

Opción 1: Girarse con un control orientado u otra acción individual y encarar hacia portería.

Opción 2: Girarse con control orientado y buscar un pase en profundidad hacia los pivotes situados en línea de fondo.

Opción 3: Controlar, aguantar de espaldas y buscar ayudas laterales para jugar la pared al espacio.La opción elegida dependerá de la capacidad que tenga el jugador ofensivo para resolver dicha situación abierta que le hemos planteado. Pero estas situaciones deben ir siempre enmarcadas a las demandas contextuales a las que se le va a someter al jugador por requisito del modelo de juego establecido.En el siguiente ejercicio se cumple uno de nuestros principios de juego fundamentales, que es que tras desmarque de apoyo del delantero éste reciba con control orientado para superar el marcaje y buscar en profundidad el desmarque de  los jugadores que han ocupado zonas más adelantadas. Una situación totalmente abierta. Donde los errores, la variabilidad de las acciones y el feedback del entrenador propiciarán una adquisición de conductas a desarrollar en el terreno de juego.

¿Siguiente paso?

Como bien hemos dicho el siguiente paso será aumentar el estímulo aplicado para que el aprendizaje tenga una continuidad. Es decir, necesitamos una descarga más elevada de neurotransmisores que produzca adaptación en nuestro cerebro y con ello un aprendizaje específico a los comportamientos que le solicitamos al jugador con respecto a nuestro modelo de juego.

ejercicio-2

Imagen 4: ejercicio táctico. Ampliando la estimulación cognitiva.

Descripción: La base de la tarea es la misma, pero aumentamos la complejidad del ejercicio. El siguiente paso es encontrar la mejor opción de pase para iniciar el ataque. Identificando el mejor receptor posible de la zona 2. Estos jugadores ofensivos deben de buscar sinergias con su compañero y con el jugador que inicia el juego. Para ello modificaran el contexto hacia situaciones favorables que propicien y desencadenen comportamientos acordes al modelo de juego.La tarea se mantiene abierta con varias opciones posibles de las cuales siempre será el jugador quien decida cuál será la mejor para ese preciso momento.

El jugador siempre elige la mejor opción para cada momento espacio-temporal.

Como hemos visto de manera gráfica, encontramos una progresión en la complejidad de las tareas. Estos estímulos que les hemos planteado a los jugadores suponen un esfuerzo mayor en la resolución de problemas del juego.  El concepto de memoria ‘viva’ y cambiante se verá afectada. Los circuitos que construimos en la primera tarea nos sirven como andamiajes para la última tarea. Con el ejercicio 1 hemos conseguido activar zonas del cerebro acordes con nuestro modelo de juego. Áreas totalmente conectadas con las necesarias para el ejercicio 2. Todo sigue una línea de trabajo unificada. O lo que es lo mismo, los patrones de conducta que perseguimos se construyen desde un moldeamiento acorde a lo que esperamos que realicen nuestros jugadores durante los partidos.

La práctica intensa convierte los errores en aprendizajes.

El entrenador deberá tener una gran capacidad de anàlisis y de observación para comprobar que los estímulos que se están proponiendo a los jugadores están siendo asimilados y se cumplen los objetivos esperados.Capacidad muy ligada a la experiencia y largas reflexiones que el entrenador hace sobre el modelo de juego de su equipo.

 Implica saber dónde estamos y hacia dónde queremos crecer en el futuro.

El jugador necesitará que se le sintetice y que se le favorezca el aprendizaje a través del feedback. Una herramienta tremendamente efectiva pero a la vez compleja de utilizar.

Author: